Etiquetas

, , , , , , , , ,

Con motivo de la proximidad de las fechas navideñas, voy a intentar contestar una pregunta muy común sobre las celebraciones familiares. Todo aquel que haya leído alguno de mis artículos ya sabrá que en este blog no hay sitio para las recetas como tal ya que la orientación de mis artículos va más dirigida a asuntos de gestión y organización. Es por esto, que voy a dar unos consejos sobre cómo se ha de organizar y planificar un evento en casa, ya sea con familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc..

 

1. LOS INVITADOS

Conocer los gustos de tus invitados te ayudará a crear una “experiencia” acorde a sus expectativas. Hacer un sondeo de cuánta gente previsiblemente acudirá es un punto fundamental, ya que la materia prima y el espacio suelen ser determinantes principales del número máximo de asistentes. Nunca invites a más gente de la que puedas sentar cómodamente.

 

2. LAS INSTALACIONES

Ya adelantaba que hay que tener muy presente la capacidad máxima de nuestras instalaciones (sálón, porche, etc..) por razones obvias, a nadie le gusta estar en una mesa encogido o en un jardín sin poder moverse. La climatización es muy importante, tan malo es pasar frío como pasar calor así que tenemos que marcar una temperatura base de 22-23ºC. La decoración dirá mucho de nuestra personalidad como tal, ya que si abrimos las puertas de nuestra casa estamos abriendo una parte de nuestra intimidad. Mi fórmula universal del éxito es…menos es mas! no recargues el salón ni la mesa ni el jardín…ponle gusto.

 

3. PLANIFICACIÓN DEL EVENTO

Cada evento tiene un sentido o porqué. No es lo mismo celebrar un cumpleaños de un familiar o una festividad (navidad, acción de gracias, etc..) que recibir amigos o invitar a compañeros de trabajo. En cada caso habrá que definir las partes del evento que como mínimo debería componerse de:

  • Bienvenida
  • Evento principal
  • Post-evento
  • Despedida

Entendemos que todos los invitados no llegarán juntos por lo que un espacio separado del principal hará las funciones de “bienvenida” donde saludaremos y haremos la acogida de los invitados. Debe ser un lugar donde ofrecer un aperitivo para que nuestros invitados se sientan atendidos y no sufran una espera “fría”. Ubicar este espacio con posibilidad de ropero y baño cerca siempre es un acierto. Una vez hayan llegado el total de los invitados pasaríamos al salón principal para el evento en sí. El protocolo en la mesa puedes verlo en este otro post. Una vez finalizada la comida o cena, volver al lugar del aperitivo para terminar con una buena sobremesa siempre es un detalle muy elegante. Habrá que preparar una selección de aguardientes y algún puro o simplemente café y pastas o dulces. Para terminar, una despedida donde agradecer la asistencia y regalar un pequeño detalle que puedan llevarse a casa es un toque de distinción a la altura de cualquiera. Si el presupuesto es muy ajustado prepara una pequeña bolsa de chucherías.

 

4. ELECCIÓN DEL MENÚ

Lo que se va a comer y lo que se va a beber es un punto diferenciador de cualquier tipo de evento así que márcate un presupuesto por invitado o total para que no gastes más de lo que esperabas. Se ha de pensar que el anfitrion y anfitriona no pueden estar continuamente levantándose de la mesa para emplatar o terminar alguna elaboración así que o contratamos personal para esto (que no es demasiado caro) o planificamos un menú donde podamos movernos con soltura. Mi consejo, unas elaboraciones frías y calientes al centro y un segundo que podamos dejar en el horno caliente y que nos lleve 2 minutos ponerlo en platos. Dicho esto, presta especial atención a las guarniciones y al emplatado en sí, busca siempre el atractivo visual y el factor “sorpresa”, es decir, olvida las tan usadas patatas fritas y utiliza “nidos”, “purés”, etc… compra flores comestibles y adjunta un pequeño vasito con un poco de ensalada, flores, crema de módena y un aceite monovarietal de hojiblanca por ejemplo. Cualquier preparación al centro de la mesa debe emplatarse con sentido “monoración” y aquí deja ya de poner canapés de distintos tipos de foie-gras y empieza a utilizar brochetas, vasitos, etc… sorprender por desgracia es más fácil de lo que pensamos. Para terminar hay que pensar que siempre puede sentarse a la mesa un celíaco, diabético, vegetariano, etc… que no nos haya avisado, aunque lo hayamos intentado averiguar en el punto 1, prevée alguna alternativa. Si es importante la comida no menos lo es la bebida, darle un sentido general al menú y combinar perfectamente el vino con el menú (“maridaje”) es algo que con internet, hoy está al alcance de todos. Huye del tinto carne y blanco pescados e intenta poner un vino de aperitivo y como no, otro dulce para terminar el postre…Ochoa tiene referencias tremendas en dulce que me encantan o Malvasías canarios, son apuestas garantizadas.

 

Hasta aquí los puntos básicos para organizar cualquier tipo de evento en un ambiente familiar, recuerda que la gente comemos con los ojos y que las “experiencias” se crean desde todos los ambientes, así que a parte de que huela todo muy bien hay que presentarlo muy bonito. La decoración de la mesa como elemento principal, el color del mantel, de las servilletas, la cristalería, la cubertería…todo adquiere otra dimensión en importancia.

Como siempre, cualquier aporte es bienvenido en el apartado de comentarios. Un abrazo y Felices Fiestas!!!

Ángel M. Calero

 

 

Anuncios