Etiquetas

, , , , ,

Llega la navidad y con ella multitud de costumbres fuertemente arraigadas en la cultura de nuestro país. Después de los villancicos, la lotería de navidad y los regalos, las comidas y cenas en familia o con amigos son un clásico de esta época del año.

Si quieres ser el anfitrión perfecto de esas reuniones lee este post con atención y no pierdas detalle.

Protocolo (del latín “protocollum”- lo que va delante) se define como el conjunto de normas a utilizar en actos de cualquier tipo social y que servirán de guía para los mismos. Por lo tanto, dentro del protocolo hay dos grandes familias, el protocolo oficial que se rige por el Ordenamiento General de Precedencias en el Estado Español (B.O.E. 8/8/1983) donde se establecen las normas de prelación para los actos de organismos oficiales (Corona, Clero, Política, Ejército, etc…) y el protocolo ordinario para eventos donde no hay o no se tienen en cuenta ningún título nobiliario, cargo político, diplomático o de ninguna otra índole.

Centrándonos en el protocolo ordinario que es el que rige este tipo de reuniones familiares o amicales, podemos definir los siguientes parámetros.

 

1. ORDEN DE COLOCACIÓN DE LOS INVITADOS EN LA MESA.

La colocación de los invitados en la mesa es de suma importancia dentro del protocolo oficial ya que de la importancia de su título con respecto al resto de asistentes dependerá su ubicación. En el protocolo ordinario hay mayor flexibilidad a la hora de sentar a los comensales pero habrá que tener en cuenta los siguientes puntos:

1.1. Los anfitriones serán los últimos en sentarse a la mesa.

1.2. El anfitrión (en la medida de lo posible) deberá sentarse de frente a la puerta de entrada. Esto responde a que tradicionalmente la persona más importante del acto, no debía sentarse ni de espaldas a la puerta de entrada ni tampoco al lado o con una ventana a la espalda, para protegerse de ese modo de posibles ataques, cosa bastante frecuente en ciertas épocas bélicas.

1.3. La anfitriona (en la medida de lo posible) deberá sentarse de frente a la puerta de cocina o servicio ya que en las casas nobles, cuando se recibían visitas, la encargada de coordinar todos los tiempos de servicio del evento era la propia anfitriona, incluso estaba bien visto y valorado que participara de manera activa en la preparación de los manjares.

1.4. Los invitados deberían sentarse alternando sexos, es decir, hombre-mujer-hombre y así sucesivamente.

1.5. Las parejas no deben sentarse juntas a fin de favorecer la inter-actuación entre los asistentes. Lo ideal es sentar a uno frente al otro (enfrentarlos).

1.6. Sólo en el caso de parejas de recién casados o parejas en términos de compromiso, se les concedía el derecho a sentarse juntos en la mesa.

 

2. ORDEN DE SERVICIO.

Si el lugar en la mesa es importante, el orden de servicio no lo es menos. Saber a quién he de servir en cada momento o qué tiempos de servicio utilizar también es un detalle que marcará una agradable diferencia.

2.1. Bebida antes que comida. Siempre se sirve primero la bebida que va a acompañar el plato en cuestión. Si hay varias referencias de vino por ejemplo, serviremos cada vino justo antes de servir el plato que acompañan.

2.2. Dentro de la comida el orden más correcto sería frío y después caliente, y dentro de esto salado antes que dulce.

2.3. En cuanto al servicio al comensal, el protocolo ordinario marca sexo y edad como referencias de preferencia. Esto significa que se sirve primero a señoras y después a señores y dentro de cada grupo primero ha de servirse a las personas de mayor edad. A mis alumnos les explico abuela-madre-hija y después abuelo-padre-hijo.

2.4. Los niños, si los hay, no se les contempla dentro de esta norma y se les da preferencia de servicio. Los niños serán siempre los primeros.

2.5. La anfitriona será siempre la última en ser servida dentro del grupo de señoras y el anfitrión el último de entre los señores.

2.6. Si por cualquier razón hubiera un homenajeado, también tendrá preferencia por lo que será el primero en ser servido.

 

3. CONSIDERACIONES COMO INVITADO.

Desde el punto de vista del invitado, podemos establecer una serie de normas o “buenos hábitos” en la mesa para saber cómo actuar frente a situaciones de esta índole.

3.1. Los señores tendrán que procurar retirar la silla de la señora que se siente a su derecha.

3.2. Se sentarán primero a la mesa las señoras, después los señores y por último el/la o los anfitriones.

3.3. Debería inter-actuarse por igual con las personas que se sientan a ambos lados. Hay ciertos protocolos oficiales, el inglés por ejemplo, donde se marca la persona con la que hay que hablar durante cada plato del banquete.

3.4. Los cubiertos deberán utilizarse siempre de fuera hacia dentro, es decir, si hay varios colocados en la mesa, están dispuestos por orden de uso, esto es que los más alejados del plato son los primeros a utilizar (primer plato) y así sucesivamente.

3.5. Siempre se utilizarán dos piezas de cubertería para cualquier plato, excepto aquellos que se sirvan en plato hondo y se tomen con cuchara sopera o similar. No se debe comer sólo con un tenedor y mucho menos utilizarlo con la mano derecha. En la derecha siempre tendremos el cuchillo que hará funciones de corte y apoyo.

3.6. El cuchillo no debe llevarse nunca a la boca.

3.7. No deben apoyarse los codos en la mesa, a lo sumo los antebrazos.

3.8. Debe utilizarse siempre la servilleta antes de beber para evitar manchar así las copas o vasos.

3.9. Discursos y demás intervenciones, excepto en el caso de un brindis inicial, tendrán lugar durante el servicio del café.

 

A parte de todo esto, que no dejan de ser normas que pueden adaptarse o ajustarse a nuestras necesidades, cabe destacar que no hay que comer más de lo que se pueda ingerir con dignidad ni beber más de lo que se pueda tolerar.

Como siempre el sentido común será nuestro mejor aliado.

Si necesitas más información o quieres completar el post, deja tu comentario.

 

Un saludo y felices fiestas.

Ángel M. Calero

 

Anuncios