Etiquetas

, , , , , , ,

Como todo el mundo sabe, el té (camellia sinesis) es una de las bebidas más consumidas del mundo después del agua. Puede tomarse frío o caliente y hay tantos tipos de té en el mercado como gustos comerciales. El consumo de ciertas variedades (té verde o blanco) se relaciona con propiedades terapéuticas y rutinas saludables.

spice-442726_1280

El té aparece por primera vez en China hacia el año 300-250 a.C. consumido como tónico medicinal. Tiene su edad de Oro durante la dinastía Tang donde llega a tener su libro sagrado el “Cha Sing”, lo cual ayuda también a impulsar el esplendor de la porcelana china siendo la vajilla para el servicio de té un modo de distinción social (como el coche que tiene hoy cada persona, salvando las diferencias). Llega a Europa de mano de mercaderes holandeses por el 1610 d.C., aunque otros comerciantes europeos tenían conocimiento de esta bebida por su paso continúo a través de la ruta de Indias. Serían también los holandeses quienes lo introdujeran en Norteamérica a mediados del XVII con envíos a New Ámsterdam, más tarde conocida como New York, aunque el gusto y monopolio del comercio de esta planta en Europa pasaría a manos inglesas gracias al control colonial de India, segundo mayor productor mundial de té después de China y donde se cultivan y elaboran los dos tipos de té más finos del mundo (Darjeeling y Assam). El ritual del té de las 5 en Inglaterra fue instaurado a mediados del siglo XIX por la esposa del 7º Duque de Bedford (Anna, 1840) quién concienció e institucionalizó dicha “merienda” compuesta de té y tortas o pastas debido a que desde el almuerzo de la 1 no se ingería nada hasta la hora de la cena que rondaba las 8 p.m.

El cultivo del té se centra principalmente en China,India, Sri Lanka, Taiwán, Japón, tea-garden-170589_1280Nepal, Australia y Kenia. La planta se trata de un arbusto salvaje en origen, aunque ya el cultivo en plantaciones está muy extendido (jardines de té), que no solía superar los 2 mt de altura para facilitar su recogida. Sus variantes dependen del grado de fermentación de las hojas después de su secado, así podemos encontrar las siguientes variedades de carácter general:

1. Té BLANCO. Son las hojas jóvenes que no se han oxidado y aún guardan la pelusa blanca que las cubre (pekoe) de ahí su nombre. En ciertos casos los brotes se protegen del sol para evitar la formación de clorofila.

2. Té VERDE. Es el té típico de Asia y países islámicos ya que se trata de un té sin fermentar. Las hojas se secan antes de que empiecen a fermentar por lo que guarda un sabor fresco muy característico que hace que la bebida resultante de su infusionado no requiera azúcar ni leche.

3. Té AMARILLO. Se trata de un té ligeramente fermentado de ahí su color característico.

4. Té AZUL u OOLONG. Té semifermentado. Punto intermedio entre el té verde y el negro.

5. Té NEGRO. Té fermentado. Propio de los países más occidentales. La bebida resultante es de tonalidades rojizas y negras con altos contenidos en teína. Las hojas recolectadas se escogen según su tamaño, lo cual determinará el tipo de té negro en cada caso, después se procede a su fermentación y secado. Los té negros más famosos y finos del mundo son Darjeeling, Assam y Sikkim.

6. Té ROJO. El famoso Pu-erh Chino. A diferencia del resto que se consumen rápidamente, este tipo de té suele dejarse fermentando en barricas de roble entre 2-60 años o incluso más. Lógicamente dependiendo del tiempo de fermentado y fase oxidativa tendremos té rojos de mayor o menor calidad. Esa larga fermentación y oxidación es la que le da la tonalidad rojiza a las hojas.

Otro punto importante de clasificación del té es el tamaño de la hoja que sirve como elemento característico, cuanto más entera o grande es la hoja envasada más calidad suele tener el producto, por lo que entenderemos que las bolsitas de té de las cafeterías es de los productos más baratos que se comercializan, no obstante en términos generales tenemos:

1. LEAF. Hojas enteras.

2. BROKEN. (B) hojas rotas manualmente, bien después de la fermentación o durante la recogida.

3. FANNINGS. Trozos de hoja conseguidos mecánicamente.

4. DUST. Té mas fino en cuanto a grado de molienda. Es lo que se suele comercializar en bolsas, tipo polvo.

Para terminar con este breve post del té, hay que decir que existen bebidas que erróneamente se llaman té aunque no tengan en su composición dicho producto, como en el caso del té rooibos que se trata de una infusión de una planta africana (Aspalathus linearis).

Como siempre si necesitas más información al respecto tienes a tu disposición la parte de comentarios.

Un Saludo.

Ángel M. Calero

Anuncios