Etiquetas

, , , ,

Aunque parezca difícil de creer este fue el precio que se pagó por un Macallan de 64 años, el más añejo producido por la destilería en sus más de 180 años de historia, contenido dentro de un decantador “lalique” (René Lalique) con la técnica de la “cire perdue” o “cera perdida“.

La increíble cifra se alcanzó en 2010 en una subasta de Nueva York dirigida por la famosa casa Sotheby´s y marcó un record histórico colocando a este Macallan como el whisky más caro del mundo. Los beneficios de la subasta al completo, cifra que ascendió a más de 600,000$, fueron destinados a la ONG Charity; Water, cuyo proyecto dotó de agua limpia a más de 30.000 personas.

Pero…cómo se consiguió este fabuloso destilado???…rondaba la década de los 40 cuando la destilería produjo varios whiskies jóvenes de altísima calidad (cosa que no era ni es demasiado rara ya que Macallan es un referente mundial reconocido por sus destilados de alta calidad) y decidió envejecerlos en barricas de roble español que antes albergaron vino de jerez. Por cierto, este tipo de barricas son muy cotizadas por las distintas destilerías.

Se “embotaron” 3, en 1942, 1945 y 1946. Esta última barrica produjo un destilado de matices armónicos y expresiones jamás conseguidas tras 64 años de guarda, por eso en 2010 decidieron subastarla para fines benéficos.

macallancireperdue2

El recipiente elegido para tan magnífica ocasión fue un decantador de la famosa firma de René Lalique mediante la técnica de la “cera perdida” o “cire perdue”, técnica que consiste en hacer un molde de cera y romperlo al terminar, con lo que se consigue un producto único en su clase.

Esta técnica había caído en el olvido en el último siglo y la firma Lalique la recuperó para este hito histórico. La técnica en sí era muy utilizada para la elaboración de esculturas de bronce de los siglos XI y XII.

En este caso la decoración del decanter se inspira en los años 1820, época en la que Macallan abrió sus puertas.

Ángel M. Calero

Anuncios